Celebrando la insumisión a través del teatro documental

By in Reviews on 20 febrero, 2019

Insubmisión | Teatro documental

Transcurridos más de 30 años, el teatro documental se enfrenta a la memoria del movimiento contra el servicio militar obligatorio, inadvertida para la mayoría de las instituciones.

 

El triunfo de la desobediencia

El 20 de febrero de 1989 -hace ahora treinta años-, 57 chicos se presentaron frente a las autoridades militares para hacer pública su negativa a cumplir el servicio militar obligatorio y la prestación social sustitutoria (PSS). Así daba comienzo la fase final del que quizás sea el mayor movimiento de desobediencia civil registrado en Europa en las últimas décadas. En apenas 12 años de lucha por los dereitos individuales y por la desmilitarización social, 50.000 jóvenes se declararán insumisos y 1.670 serán encarcelados por ello.

El insumiso, fue un movimiento antimilitarista, y por tanto pacífico, asambleario, descentralizado y no capitalizado por ningún partido político. Con él surgieron numerosos colectivos y grupos de apoyo. Una gran ola de solidariedad festiva que propició la producción masiva de música, revistas, folletos e iconografía de carácter antimilitar.

El triunfo de aquella estrategia de desobediencia resulta inapelable. Después de 150 años de vigencia, el 9 de marzo de 2001, el Consejo de Ministros aprobaba la suspensión del Servicio Militar Obligatorio. En 2002 el Gobierno se verá forzado además, a reformar el Código Penal y el Código Penal Militar para eliminar los delitos relacionados con la insumisión, lo cual supuso de facto una amnistía para los cerca de 4000 insumisos procesados. En la víspera de la desaparición del reclutamiento obligatorio había más de 10.000 insumisos y casi un millón de jóvenes ya se habían declarado objetores de conciencia.

El movimiento por la objeción de conciencia es un fenómeno de enorme relevancia social que ha contribuido a la cultura de la paz y a la conquista de derechos fundamentales.
 

Desobedientes: la insumisión presa (Documental, 2017)
 

La memoria insumisa: la excepción navarra

Transcurridos más de 30 años de su inicio, constatamos que la memoria del movimiento contra la ‘mili’ sigue sin contar con la atención y consideración que merece. Excepto en Navarra, donde el movimiento goza desde el año pasado de un amplísimo reconocimiento institucional, parece que la efeméride está pasando inadvertida para la mayoría de las instituciones de la memoria.

Entre otras actuaciones, el Gobierno Foral está impulsando la creación de un Archivo de la Objeción de Conciencia y de la Insumisión en Navarra. En este sentido, el Instituto Navarro de la Memoria realiza reuniones de trabajo con activistas, así como analistas y profesionales de los medios de comunicación que tuvieron contacto directo con los colectivos implicados. Se trata de conocer la vida orgánica de estas organizaciones, recopilando e inventariando sus archivos. El Instituto ofrecerá orientación en procesos de elaboración de distintos tipos de “egodocumentos” (recopilaciones epistolares o fotográficas, autoentrevistas, autobiografías escritas por parte de activistas, familiares, responsables políticos, funcionarios, etcétera). El trabajo incluye la elaboración de un catálogo de fuentes hemerográficas y audiovisuales con todos los registros de radio y TV relacionados.

El Archivo de la democracia de la Universitat d’Alacant ha incorporado en 2018 un Archivo histórico del movimiento de objetores de conciencia en el País Valenciano con el objetivo de hacerlo público y accesible a través de su inventario, catalogación y digitalización. Este fondo se constituyó en Gandía con las aportaciones individuales de ocho personas y documentos de los colectivos -aún activos- del MOC (Moviment d’Objecció de Consciència) de Valencia y Elche, este último conocido como Grup Tortuga.

 

La insumisión en el teatro documental

En 1993, César Goldi -actor y vecino de Teo (A Coruña)- fue juzgado y condenado a 2 años, 4 meses y 1 día de prisión por negarse a realizar el servicio militar y la PSS. ‘Goldi libre (autorretrato de un insumiso preso las cárceles de Felipe González)‘ es un trabajo escénico que surge de aquella experiencia personal, de aquella historia de vida.

Cartaz Goldi Libre | InsubmisiónEl proyecto ha sido ‘sembrado y criado’ íntegramente en la ‘Berberechera’ teatral promovida por Chévere en los años 2015 y 2016. A Berberecheira es una iniciativa que trata de ampliar la documentación escénica de hechos e historias que conformaron y seguen dando forma al mundo que nos ha tocado vivir (insumisión, emigración, violencia obstétrica…).

En la línea del teatro documento, esta propuesta explora lo testimonial, llevando a escena una realidad y no solo una apariencia de realidad. La obra vuelve sobre la memoria del movimiento de insumisión y sobre las personas que formaron parte de él, mostrando el éxito de su estrategia de desobediencia y confrontación no violenta con el Estado. El actor conecta su testimonio personal con la memoria colectiva de su generación, ofreciendo desde el escenario una perspectiva desenfadada, irreverente e incluso desmitificadora del activismo social y político de los años 80 y 90. El giro artístico del actor protagonista sobre su propia historia conforma una pieza verdaderamente original.
 

Teaser de ‘Mili KK’
 
En 2018 los dramaturgos Jumon Erra y Marc Angelet, pusieron en marcha ‘Mili KK‘, un espectáculo sobre el movimiento insumiso, en esta ocasión desde los presupuestos del teatro Verbatim (verba a verba). El espectáculo parte de un testimonio fiel, de primeira mano o «al pie de la letra», de insumisos, militares, periodistas, jueces y políticos, sobre el movimiento que conseguió abolir la mili en España.

 

Breve apunte sobre el teatro documental

“Los hechos más improbables que aquí se exponen ocurrieron en realidad… Los diálogos más inverosímiles,… han sido mantenidos literalmente; las ficciones más llamativas son citas”

Los últimos días de la humanidad, Karl Kraus

 

El documento es la base sobre la que se sostiene toda obra documental. A diferencia del drama histórico, la obra de teatro documental es un texto articulado sobre distintos soportes extraidos de la realidad. Tanto es así que el escenario del teatro documental ya no presenta una realidad simulada o verosímil, una ficción, si no un fragmento de la realidad existente.

El documento es un constructo social. Los individuos cobran significado en el drama en tanto que son componentes de una entidad mayor. El escenario documental es donde acontece la producción de memoria social.

Se suele considerar a Georg Büchner (1813-1837) el primer dramaturgo documental. En su obra ‘La muerte de Danton’ (1834) incorpora el documento a la acción dramática, utilizando citas literales de los discursos, escritos y diálogos mantenidos en la Asamblea Nacional de Francia. Además, Büchner utiliza el suceso histórico francés como modelo para hablar del acontecer social y político de su propio país.

Karl Kraus y otros muchos autores habrán de valerse después de muy distintos documentos, para mostrar la realidad decadente de su tiempo. Los autores documentales utilizan el documento como elemento predominante del drama para mostrar os hechos, pero sobre todo sus antecedentes, motores y circunstancias. Una obra documental debe mostrar las causas. Tiene que informar, pero sobre todo criticar el encubrimiento y el falseamiento de la realidad.

El teatro documento contemporáneo, como medio de información y denuncia, sigue el modelo del teatro de agitación de los anos 1920 y se vincula al concepto de Teatro Político, desarrollado entonces por Erwin Piscator a partir de la asunción expresionista del hombre como ser social.

Con el precedente de Piscator y Brecht, ya en los años 1960, Peter Weiss integrará de forma textual a su traballo los testimonios del juicio a los responsables del campo de concentración de Auschwitz, creando algunas de las más representativas piezas del teatro documental.

El teatro ‘verbatim es una forma de teatro documental que reproduce sin alteraciones el registro exacto de los testimonios de los acontecimientos. Su origen podría remontarse al teatro de testimonio de los años 1930, cuando el programa federal norteamericano Living Newspaper Project promovía la creación de espectáculos a partir de la lectura de los periódicos. A esto se añadirá la influencia de Brecht, Augusto Boal o Joan Littlewood, representante del denominado “social documentary theatre”. Pero el teatro verbatim obtendrá su impulso definitivo en los años 1970, tras la popularización del magnetófono. En los años 1990, el teatro verbatim va a resurgir con fuerza y con una intencionalidad política clara.

En muchos lugares del mundo hay personas que desean mejorar la vida de la gente a través del teatro, tomando una vía experimental y transdisciplinaria que se apoya en la antropología, la filosofía o la historia para fundamentar sus procesos creativos. El teatro documental nos ofrece estrategias alternativas frente a la historia oficial y el discurso de los medios hegemónicos que interpretan de manera indefectible un relato de legitimación del poder establecido.

 

O teatro documento no Dicionario do CCG

Notas sobre el teatro documental (Peter Weiss, 1968)

Texto de Anxo Abuín sobre el teatro ‘verbatim

El Teatro Documento. Una Alternativa Para Denunciar La Violencia (Tese de R. A. Valent Rodriguez Herrera)

El Archivo de la Democracia recibe el fondo histórico del Movimiento de Objeción de Conciencia (UA, 2018)

Insumisión. Una forma de vida (Libro de Rosario Domínguez -nai insubmisa-, 2012)

En legítima desobediencia: tres décadas de objeción, insumisión y antimilitarismo (Libro, 2002)

 

scqLab. é unha iniciativa sen ánimo de lucro que dialoga con proxectos culturais, científicos e tecnolóxicos, experimentando con técnicas contemporáneas de documentación.